Como no ganar dinero con Amazon
Afiliados

Mi Primer Fracaso con Amazon

Esta es la historia de la primera vez que hice una página web. Llevaba ya un buen tiempo trabajando como freelance y poco y nada sabía de SEO y Marketing Digital. Lo único que tenía claro para poder conseguir trabajo era que debía saber armar textos que fuesen fluidos, con intención de venta y que incorporaran Keywords de la forma más natural posible.

Esa era mi fórmula ganadora. Me daban 0,02€ por palabra, por lo que con 4000 mil palabras al día según yo me alcanzaba para vivir. El problema era que rara vez conseguía tanto trabajo y que invertía una parte importante del día en encontrar clientes que quisieran contar con mi servicio de redacción.

En la ciudad en la que vivo no aparecía nada de periodismo, así que seguía comiéndome los mocos intentando estabilizar mi pequeño emprendimiento. Después de unos meses me hice una pregunta que debió llegar mucho tiempo antes “¿Qué hace toda esta gente con los textos que entrego?”.

Me decido a hacer una web

Yo imaginaba que era para sitios webs que intentaban vender, pero en algunas ocasiones no tenían relación directa con tiendas. Eran blogs, como cualquier otro, y si estaban decididos a invertir en que alguien les escribiese el contenido significaba que alguna retribución debían de recibir al respecto.

Entonces investigué un poco. De Adsense todavía no sabía nada, pero me encontré con lo de Amazon Afiliados. Y no, esta no es una de esas historias de “y así fue como hice mis primeros 10 mil euros con Amazon”.

En mi cabeza lo único que tenía que hacer era buscar las palabras claves correspondientes, armar una web, poner los productos y esperar a que la gente me comprara. Pero bueno, nunca había hecho nada de eso y me demoré alrededor de una semana en dejarlo todo listo.

Mi primera fracaso con Amazon

Contraté un host, compré un dominio e instalé WordPress. Había pensado que vender camisetas de futbol era una buena idea, porque podría hacer textos con long tail de diferentes ligas y ofrecer la mayor diversidad del universo. No revise la competencia, ni los precios de puja, ni los porcentajes que entregaba Amazon. Para mí iba a ser una apuesta ganadora.

El problema de esto es que a final de cuentas no sabes en qué terreno te metes. Lo mínimo es utilizar los datos que te muestra Mozbar en las páginas de Google y saber qué nivel tienen las webs posicionadas en las Palabras Claves que quieres tú. Si ves que los 10 primeros lugares son sitios de 60 de Autoridad y con años de existencia, mejor ni lo intentes.

Por otro lado, tampoco fui a palabras clave de Long Tail. Para esto me hubiera bastado con el Keyword Planner que instalas en Chrome y revisar a qué tipo de búsquedas era más realista apuntar. Si tienes un proyecto similar, invierte tiempo en esto, en revisar tus oportunidades.

Yo creo que si la autoridad de las páginas que serán tu competencia por una Palabra Clave anda entre 10 y 30 tienes oportunidades. Tendrás que conseguir unos cuantos dominios de referencia, de los cuales algunos deberán tener un nivel medianamente bueno, pero con una buena optimización y tiempo deberías de lograrlo.

Eso sí, los backlinks son cruciales. Hago hincapié en esto porque hay muchos que te dirán que incluso es posible posicionar sin ellos, pero eso solo puede ocurrir en casos muy específicos. Si estás montando un negocio y quieres ir en serio, la presencia de tu sitio y la autoridad que esto le da a ojos de Google es fundamental.

En fin, continúo con la historia.

El gran fracaso con Amazon

Lascamisetasdefutbol.es fue el nombre que elegí. Escribí una veintena de textos con distintas categorías y junté uno por uno los productos de Amazon con los mejores precios. Monté todo y lo lancé a los motores de búsqueda. Fue una locura encontrar lo de la Search Console y dejarlo todo bien configurado, pero lo logré leyendo una cantidad ridícula de contenido.

Ahora todo parece tan fácil y evidente. Pero en esos momentos me costó una enormidad enlazar una cosa con otra, insertar lo de analytics y saber para qué servían los datos. Pero bueno, si no te lanzas al final nunca aprendes y yo soy de la idea de que NO ES NECESARIO pagar ningún curso.

Por supuesto, si haces alguno te ahorrarás todos estos momentos de investigación y experimentos, y tendrás mayores nociones. Sin embargo ese conocimiento lo puedes obtener de manera gratuita en Internet. Mientras no seas tan lanzado como yo y montes una web sin tener puta idea, quizás tengas mejores posibilidades en tu primer intento.

Otro ejemplo de mi inexperiencia es que no hice backlinks. No optimicé mi web para que fuese rápida. No utilicé los H1, H2 ni H3. Creé un Facebook e hice mis primeras promociones con productos. Dos euros por aquí, dos euros por allá. Obviamente no hubo retorno de esas mini inversiones.

Pensé: Quizás esto tarda. Pero nunca jamás llegó un resultado. Ni siquiera hubo un clic en mis pequeñas promociones por redes sociales. Mi página no aparecía ni en las primeras 200 posiciones, independiente de la búsqueda y eso me desalentó. En esos momentos me di cuenta que había una cantidad ridícula de tiendas que hacían lo mismo y contra las que realmente era imposible competir.

Había llegado años tarde con esta idea y la abandoné así, sin más. Al cumplir el año y no renovar el dominio murió en el olvido, pero aprendí un montón de cosas en las que no volvería a fallar en el futuro. A caídas se aprende.

Y tú ¿cuál es tu mayor fracaso en tus primeros pasos en el mundo del SEO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.